Antibióticos Naturales

ANTIBIOTICOS1

Plantas antibacterianas para fortalecer tus defensas frente a gérmenes y virus: Ajo, cebolla, equinácea, propóleo, romero, tomillo…
Las plantas antibacterianas son capaces de estimular nuestras defensas inhibiendo o eliminando el crecimiento de microorganismos “malos”, a la vez que respetan los microorganismos buenos para nuestro organismo como los de la flora intestinal.
De esta forma, y al ser naturales, no dañan el estómago ni producen reacciones alérgicas. La eficacia a largo plazo de los antibióticos naturales podría ser incluso mayor que la de los antibióticos químicos ya que los gérmenes no son capaces de crear rápidamente resistencia frente a ellos.

Equinácea

ANTIBIOTICOS2

La equinácea es una planta estimulante del sistema inmunológico, antialergénica, tónica linfática, antimicrobiana y antiinflamatoria. Aumenta nuestras defensas naturales, los macrófagos que destruyen virus invasores. Un remedio natural para tratar las infecciones respiratorias leves.

Propóleo

ANTIBIOTICOS3

Los propóleos, sustancia natural obtenida de las abejas con resina de los árboles, actúan como excelentes antisépticos y antibióticos gracias a su contenido en flavonoides, resinas y bálsamos, cera de abeja, aceites esenciales, polen, minerales como hierro y vitaminas (A y B). Destaca por sus propiedades antibióticas, antivirales, antitumorales e inmunoestimulantes. Además tiene efecto cicatrizante, antiinflamatorio y analgésico.

Tomillo

ANTIBIOTICOS4

El tomillo es una planta medicinal que se aplica para tratar infecciones del sistema respiratorio. Expectorante y antiséptico, limpia los pulmones cuando se sufre de tos o infecciones, y posee propiedades antioxidantes y combate el envejecimiento.

Ajo

ANTIBIOTICOS5

El ajo es un potente antivírico inmunoestimulante que protege de infecciones respiratorias. Expectorante, diaforético (estimula la sudoración), hipotensor (reduce tensión arterial), antitrombótico, hipoglucémico (reduce la concentración de lípidos y glucosa en la sangre), antihistamínico (impide la acción de la histamina en reacciones alérgicas) y antihelmíntico (infestaciones por vermes, helmintos o lombrices intestinales).

Cebolla

ANTIBIOTICOS6

Bacteriostática y antiinflamatoria, el consumo de cebolla cruda refuerza tus defensas y facilita la liberación de secreciones en las vías respiratorias y para tratar infecciones respiratorias como bronquitis o faringitis. Como uso externo es un gran desinfectante natural.

El jengibre

ANTIBIOTICOS7

La capacidad antibacteriana del jengibre y su tolerancia a los microorganismos de la flora intestinal le permiten mejorar la riqueza de ésta, eliminando los microorganismos perjudiciales. Este alimento sirve para evitar gastroenteritis y úlceras, así como para tratar resfriados, reducir la tos y expectorar las mucosidades. El jengibre puede tomarse en cápsulas o como té, hirviendo una porción de la raíz en una taza de agua.

 

El limón

ANTIBIOTICOS8

Otro de los antibióticos que la naturaleza nos brinda. Este fruto constituye un bactericida poderoso que ayuda a la prevención y colabora haciendo que el tiempo de recuperación de las afecciones sea más breve. Para consumirlo, lo más simple es exprimirlo y diluir su jugo en agua.

 

Romero

ANTIBIOTICOS9

Planta con sustancias antibacterianas y antivirales que, tomada en infusión, ayuda a combatir bacterias que atacan al sistema respiratorio o intestinal y su aceite esencial es un analgésico y estimulante circulatorio. Astringente, regulador del sistema nervioso, carminativo, antiséptico y antiespasmódico.

Deja un comentario