Cistitis, platas medicinales y consejos

cistitis

La cistitis es una inflamación de la vejiga.

La causa de la cistitis más común es una infección bacteriana (la bacteriaEscherichia coli que normalmente vive en el intestino) a través de la uretra, ya que las mujeres tienen la uretra mucho más corta que la de los hombres y es más fácil que la infección se interne dentro del organismo (por eso el acto sexual o el uso de un diafragma aumenta el riesgo de cistitis). Otra de las causas de la cistitis suele ser la presión que sufre la vejiga durante el embarazo.

Los síntomas comunes de la cistitis pasan por molestias, irritación, inmovilidad e incontinencia, lo que comporta que la mayoría de las mujeres opinasen que esta enfermedad interfiere a la hora de seguir con sus actividades diarias, ya sea en el ámbito familiar, laboral o social.

Es fundamental cuidar la higiene, sobre todo el evitar aproximar o contaminar la zona de la uretra, evitando que los microorganismos penetren en las vías urinarias o en la vagina. También se deben evitar contaminar objetos de uso íntimo, como es el caso de tampones, diafragmas, productos espermicidas, etc.

Para favorecer el lavado de las vías urinarias y la eliminación de los  microorganismos es importante incrementar el consumo de agua.

Para el tratamiento de la cistitis tenemos remedios vegetales que abarcan distintos aspectos de la enfermedad:

Para luchar contra las bacterias usaremos plantas con acción antibiótica, como es el caso de la Equinácea o la Gayuba. Esta última es un excelente antiséptico urinario, sobre todo frente a bacterias pero, para que esto sea así, y la Gayuba realice su cometido de forma correcta, es importante que la orina sea lo más alcalina posible, por lo que se debe combinar con productos alcalinizantes, como el bicarbonato, que alcaliniza la orina.

La Uña de gato es otra de las plantas que favorece la estimulación de nuestro sistema inmunológico y por tanto frena la infección.

Para luchar contra la inflamación usaremos plantas antiinflamatorias como el Abedul, que combina una actividad antibacteriana con una antiinflamatoria. Su uso está muy recomendado para cistitis crónicas acompañadas de falta de micción. Otra planta antiinflamatoria por su riqueza en mucílagos es la Linaza, que a su vez permite la reducción del dolor. También antiinflamatoria y suavizante de las vías urinarias es la raíz de Althea, siendo además un analgésico leve.

Si queremos eliminar todos los agentes patógenos, debemos lavar bien las vías urinarias usando plantas con actividad diurética que estimulen la producción de orina y faciliten su expulsión. Para esto podemos utilizar plantas diuréticas como el Perejil, Ortiga, y Diente de león.

Estudios clínicos posicionan el Arándano rojo (Vaccinium macrocarpon) en cabeza en el tratamiento de las cistitis e infecciones urinarias. La mayor parte de la evidencia se ha enfocado en sus efectos contra E. coli. El Arándano rojo presenta una acción antiséptica y antibiótica sobre los gérmenes que causan las infecciones urinarias. Uno de sus componentes, las Proantocianinas, son capaces de impedir que las bacterias se fijen en las paredes del tracto urinario, y la Vitamina C permite reforzar las defensas inmunitarias para combatir la infección. El Arándano ha mostrado también reducir niveles de las bacterias en las vejigas urinarias de las mujeres mayores.

Deja un comentario