NUESTRA PIEL ¿QUÉ NOS ESTÁ DICIENDO?

La piel es el más grande de los órganos humanos, cubre todo nuestro cuerpo a excepción de los ojos y los dientes. La piel es la superficie en la que se reflejan todos los órganos internos; los signos que se manifiestan en ella son tan desconcertantes estéticamente como reveladores para el diagnóstico.

Cualquier perturbación de los mismos, se proyecta en la piel y toda afección de una determinada zona de la piel es transmitida al órgano correspondiente. En esta relación se basan los tratamientos de zonas reflejas.

Todo lo que ocurre en la piel, manchas, tumefacciones, inflamaciones, granos o abscesos, el lugar de su aparición es casual e indica un proceso interno.

La piel también muestra todos los procesos y reacciones psíquicas

Ejemplos de ello son:

  • Una persona se pone colorada de vergüenza y blanca de susto.
  • El cabello se eriza de horror o se pone la piel de gallina.

La piel de alguien que es muy sensible, nos habla de un alma sensible, mientras que una piel áspera nos hace pensar en una persona dura, una piel sudorosa muestra inseguridad y miedo y una piel roja, excitación.

La piel pálida, puede ser signo de anemia, cansancio.

La piel azulada, es una señal de falta de oxígeno en la sangre.

La piel amarillenta proviene de un exceso de bilirrubina.

La piel muestra muchísimas cosas de una persona, en especial todo lo que se relaciona con el sistema excretor. “Las personas mayores que en la zona de la frente tienen manchas, eso nos habla de la salud del hígado, la persona tiene sobrecargado el hígado y que no está eliminando correctamente las toxinas”. Habitualmente las manchas de café en la piel también nos pueden estar hablando de que tenemos candidiasis intestinal. Otro signo es el acné que se presentan en quienes ya pasaron la juventud. “Eso nos habla que hay un problema a nivel de toxinas en el cuerpo que no se eliminaron correctamente” es necesario llevar a cabo una depuración del organismo, igual que limpiamos por dentro nuestra casa, nuestro coche,  el cuerpo es a quién más deberíamos prestar atención en este sentido, y al que menos depuramos. Muy recomendable en depuraciones plantas como la ortiga verde, diente de león, cola de caballo, cardo mariano, alcachofa, bardana, fumaria, algas como spirulina, chlorella,  etc. Existen complementos alimenticios en formato jarabe o cápsulas que ya llevan toda esta composición, específica para depurar y drenar el organismo de toxinas y materiales pesados.  Es muy importante en casos de la piel vigilar el estreñimiento, digestiones pesadas o gases con mal olor, podría indicarnos  que hay una mala alimentación, que nuestro organismo no tolera algún alimento que ingerimos habitualmente (hablamos de una intolerancia y no de una  alergia, que no es lo mismo) o que hay una mala combinación de alimentos que a nuestro organismo le produce muchos gases y reacciones nocivas en su intestino (pj mezclar proteínas con hidratos de carbono, dulces y proteínas, etc) Si quieres llevar a cabo nuestro consejo en un mes deberías empezar a notar resultados.

Deja un comentario