El hígado es el órgano filtro de nuestro organismo. Es el órgano encargado de limpiar y depurar el cuerpo filtrando la sangre de forma continua y reteniendo las sustancias tóxicas que entran a través del tracto digestivo, la piel y el sistema respiratorio.

La función hepato-biliar es fundamental no solo en el proceso de la digestión elaborando la bilis y las sales biliares, sino también porque el hígado es el órgano que recibe las sustancias nutritivas absorbidas directamente a través de las vellosidades intestinales, para reelaborarlas o acumularlas según las necesidades fisiológicas de nuestro organismo. Por esta causa algunos fisiólogos se refieren al hígado como el laboratorio del organismo encargado de funciones tan vitales como el enriquecimiento de la sangre, la eliminación de toxinas y propiciador de una adecuada digestión. 

Para empezar una depuración hepática te recomendamos el jarabe Dren combinado con el  Vitalina Plus, de esta forma además de depurar hígado también ayudaremos a quemar grasa.

Algunos de los beneficios de hacer una depuración hepática son los siguientes:

✓ promover una correcta eliminación de toxinas y metales pesados, manteniendo el ambiente del organismo en un estado alcalino,

✓ quemar grasa (al eliminar los factores que hacen que el cuerpo envuelva las toxinas para protegerse de ellas),

✓ aumentar el rendimiento del sistema inmunológico, protegiéndonos de virus y bacterias,

✓ regular los niveles de colesterol, triglicéridos, ácido úrico, 

✓ estabilizar la presión arterial

✓ mejorar la resistencia a la insulina, así como reducir y revertir síntomas de la diabetes (resultados de analíticas sorprendentes) 

✓ garantizar el equilibrio hormonal (al filtrar y procesar dichas hormonas),

✓ mejorar la apariencia de la piel, realzando su color y brillo.

Algunas propiedades del Cardo Mariano y Alcachofa para la depuración hepática:

En el cardo mariano, sobre todo, la silimarina es el ingrediente activo principal. La investigación de esta sustancia ha confirmado los mecanismos de acción y el valor terapéutico de la silimarina en una amplia gama de enfermedades del hígado, incluido el daño hepático tóxico metabólico (como la degeneración grasa del hígado) y el tratamiento de apoyo de la hepatitis crónica y la cirrosis. 

La silimarina, derivado de las semillas de la planta (y más específicamente, su componente principal, silibina) ha demostrado sus efectos tanto como en la defensa y como calmante en la enfermedad hepática. Esta sustancia, que en realidad se compone de un grupo de compuestos llamados flavonolignanos, ayuda a renovar las células dañadas del hígado por el alcohol y otras sustancias tóxicas. La silimarina protege al hígado del daño causado por virus, toxinas, el alcohol y ciertos medicamentos como el acetaminofén (común en los medicamentos de venta libre usado para dolores de cabeza y el dolor.

El componente químico del cardo mariano conocido como silibina, que funciona como un antioxidante, es uno de los agentes conocidos más eficaces en la protección del hígado.

El efecto de la alcachofa sobre el hígado provoca una regularización de sus funciones, sobre todo la formación de bilis (efecto colerético y las funciones antitóxicas del hígado. Además regula y facilita la secreción de bilis (efecto colagogo) y al mismo tiempo alivia las molestias derivadas de los éstasis hepáticos, como son las presiones y dolores de vientre, vómitos, mareos, flatulencia, vértigos, alteraciones intestinales (diarrea, atonía, estreñimiento) y el prurito rectal.

 Además ejerce una acción reguladora sobre el riñón, facilitando la eliminación del agua y producto de desecho. Los principios activos de la alcachofa tienen la propiedad de provocar un aumento de los esteres del colesterol en la sangre, a expensas del colesterol depositado en los tejidos (arterias), con lo que se facilita su eliminación, lo que se traduce en un marcado efecto protector contra la arteriosclerosis.

TAL VEZ TE INTERESEN ESTOS PRODUCTOS